Fenómenos Paranormales

Aqui descubriras un mundo nuevo ignorado por la ciencia
 
ÍndiceFAQBuscarRegistrarseMiembrosGrupos de UsuariosConectarse

Comparte | 
 

 Cómo grabar psicofonías - Parte 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Sea
Admin


Cantidad de envíos : 123
Localización : En el astral
Fecha de inscripción : 22/02/2008

MensajeTema: Cómo grabar psicofonías - Parte 2   Vie Mar 21, 2008 3:44 pm

VIGILANCIA DEL ENTORNO

Una vez hemos dispuesto el micrófono, situaremos el sistema grabador (grabadora) en un lugar de fácil acceso, como una pequeña mesa, y siempre sobre una superficie acolchada. También en la medida de lo posible, el cable que una el micrófono con el grabador, ha de estar suspendido en el aire, evitando nudos o giros innecesarios, y procurando también que el mismo no transcurra por suelo o paredes. Esto es importante por que si golpeamos en cable, veremos reflejado en forma de ruido este golpe en la grabación, y esto no conviene.
Ahora ya estamos en disposición de realizar las pruebas de sonido. Utilizando una cinta o soporte de prueba, y colocando el aparato en modo de grabación (REC) hablaremos primero a pocos centímetros del micrófono, alejándonos poco a poco de él mientras hablamos, hasta salir de la habitación, cruzar la puerta e incluso estando a varias decenas de metros, para comprobar después la intensidad de nuestra voz de la grabación, y comprobar así desde que distancia los sonidos pueden quedar registrados. Esto nos vendrá muy bien a la hora de acordonar la zona. Pero esto lo veremos más adelante con detalle. Anotaremos, por ejemplo, hasta que distancia el micrófono nos capta, pongamos 25 metros, esto lo apuntaremos para tenerlo en cuenta. Si es necesario, saldremos al exterior mientras la grabación continúa, y desde allí diremos unas palabras en voz alta, casi gritando, para comprobar después si se nos escucha en la grabación. Todo esto que nos puede resultar muy 'pesado' o laborioso puede ahorrarnos a la hora de escuchar lo grabado errores o confusiones.
Bien, ya sabemos que alcance aproximado tiene nuestro micrófono en ese edificio. Ahora es conveniente, antes de realizar nuestras grabaciones, que más personas de nuestro equipo vigilen los alrededores del edificio, que estén al tanto de el exterior, por si alguien merodea por allí, y habla, que sepamos en que momento lo ha hecho y que ha dicho. En el caso de espacios abiertos, como el bosque, el campo, etc. El procedimiento ha de ser similar, pudiendo incluso acordonar la zona con algún tipo de cinta (similar a la empleada por equipos de bomberos, policía o constructoras) para evitar así que algún paseante nos estropee la grabación. Como digo, es importante que miembros de nuestro equipo, colaboradores, se encarguen de vigilar la zona en varias decenas de metros a la redonda durante la grabación, en el caso de espacios abiertos, o los exteriores del inmueble, para casos de casas, ruinas, edificios, etc. Existen compañeros investigadores que en lugar de utilizar cintas anchas para acordonar la zona, utilizan alambre fino o hilo de nylon. Esto es peligroso, pues podemos causar caídas o accidentes innecesarios, no queremos que el cordón de seguridad no se vea, si no justo al contrario, que cualquiera lo pueda ver con facilidad.
Una forma más profesional de realizar todo esto, es situando cámaras de vigilancia en las inmediaciones del lugar donde vayamos a estar, evitando así que miembros de nuestro equipo tengan que estar pendientes durante las grabaciones. El sistema es sencillo, pero no económico, pues implica más aparatos, como varias cámaras inalámbricas monitorizadas y concentradas en un monitor de televisión o un ordenador portátil. La colocación de dichas cámaras han de abarcar las zonas de entrada a donde estemos nosotros y tienen la ventaja de poder registrar o hacernos ver algo fuera de lo común. Otros investigadores, ahorrando material, colocan estratégicamente sensores de movimiento que nos alertan de forma sonora la intromisión de alguien en la zona de grabación. Existen como vemos múltiples formas, más o menos costosas, más o menos complicadas para asegurar nuestra zona de grabación. Como siempre decimos, cada investigador utiliza la técnica que más se adecua a sus posibilidades o acceso a materiales específicos. En cualquier caso, hemos de llegar al punto de que cuando estemos realizando las grabaciones, tengamos la completa seguridad de que nadie ajeno a nuestro equipo interfiera y haga desechar nuestro trabajo, pues no hay nada más frustrante que tener que eliminar el trabajo de varias horas. Es lo que conocemos como 'grabación preventiva' y poco a poco vemos cuan útil es.
Generalmente, las grabaciones psicofónicas se realizan en lugares tranquilos, apartados de la presencia humana, pero esto no siempre es posible ni siempre se cumple. Podemos estar realizando grabaciones en una zona de tránsito habitual de paseantes, montañistas, ciclistas, etc. Obviamente, y dejando a un lado el mal humor, no podemos 'echar' literalmente a la gente, ni espantarla, como siempre decimos hemos de ser discretos por completo, y respetuosos, así que si se da la circunstancia de que no estemos solos, pospondremos nuestras grabaciones para otro momento donde reine más tranquilidad.

...GRABANDO...

MÉTODO TRADICIONAL

Este método fue establecido allá por finales de los años 50's, por el archiconocido Friedrich Jürgenson, 'padre' de la psicofonía. Consta básicamente de utilizar una grabadora de cinta magnética, con una cinta virgen en ella y un micrófono externo compatible en impedancia con la grabadora. Como he dicho, se trata del método utilizado durante décadas, y hoy día, quizás está un poco olvidado por la imposición de nuevas tecnologías, la electrónica y aparatage digital. Pero no por ello es, ni mucho menos, dejado en el olvido ya que un alto porcentaje de investigadores aún siguen utilizando este método. Además de esto, no es un método que resulte complicado o sea necesario utilizar aparatos demasiado complicados, es por así decirlo, el método más sencillo y práctico, obteniéndose unos buenos resultados.
Pero iremos por partes, explicaré como se hace todo paso a paso, sin olvidar ningún detalle.

PREPARACIÓN Y LIMPIEZA DE LOS APARATOS UTILIZADOS

Lo primero de todo, como es evidente, es tener los aparatos que vamos a utilizar, que son, la grabadora y el micrófono. Comprobaremos el perfecto funcionamiento de los dos aparatos, en la grabadora introduciremos una cinta cualquiera (bien de música o de voz), pulsaremos PLAY y oiremos el contenido de la cinta, moviendo el control de volumen y velocidad de la cinta (si tuviera) para comprobar que no existen espurias o chasquidos durante el cambio de volumen. Si existieran estos molestos sonidos, indicaría que el potenciómetro con el que regulamos el sonido se encuentra en mal estado, por lo que sería conveniente cambiarlo. Si somos un poco hábiles con el soldador y sobretodo y más importante, si la grabadora está fuera de garantía, podemos hacerlo nosotros mismos abriendo la grabadora con sumo cuidado y delicadeza, localizar el control de volumen, desoldarlo y llevando la pieza a un establecimiento especializado en electrónica para que nos den uno EXACTAMENTE IGUAL en forma y características técnicas. Una vez tengamos el repuesto, lo soldaremos de la misma manera que estaba el defectuoso, cerrando de nuevo la grabadora y comprobando que el problema de los chasquidos ha desaparecido. Si aún siguiera el problema, lo mejor es que acerquemos la grabadora a un servicio de reparación. En grabadoras con cierta antigüedad y uso, es normal que el cabezal de reproducción y/o grabación estén sucios. Esto se puede saber rápidamente realizando una grabación en cinta virgen, hablamos al micrófono unos segundos, y acto seguido reproduciendo lo grabado. Si la calidad es buena, los cabezales tanto de grabación como de reproducción están limpios, si la grabación se escucha mal, con un bajo tono, indica que los cabezales están sucios, así que procederemos a limpiarlos. ¿Cómo?. Cogeremos un palito de algodón de los que utilizamos en la higiene de los oídos, humedeceremos uno de los extremos de algodón con un poquito de alcohol rebajado con agua, lo escurriremos, y lo pasaremos muy suavemente por la superficie de los cabezales. Si realmente están sucios, veremos que el algodón se ha manchado de un color marrón oscuro o negro. Una vez que hallamos pasado la parte húmeda del palito, pasaremos el otro extremo, seco, por los cabezales, para así secar los posibles restos de alcohol diluido que hayan podido quedar en los cabezales.
Si realizando el proceso de limpiado, las cintas se siguen grabando mal y/o la reproducción es defectuosa, lo mejor es llevar el aparato a un servicio de reparación, ya que posiblemente sea algún problema de altavoz, cabezal o circuitería interna.
También es aconsejable comprobar que el mecanismo de avance y retroceso rápido funcione correctamente, para tal prueba sólo será necesario pulsar los botones correspondientes y verificar que no existen 'tropezones' o la cinta no avanza correctamente.
Una vez que hemos comprobado todo esto, la grabadora tendría que estar, en principio, lista para grabar. Como recomendación, es aconsejable guardarla en alguna funda, maletín u otro protector para evitar golpes directos así como que polvo se introduzca dentro de la grabadora. De todas formas, y siempre que la grabadora esté fuera de garantía, sería conveniente de vez en cuando, realizar un exhaustivo control de todos los mecanismos, ya que estos, con el tiempo y el uso, son susceptibles de deteriorarse, sobretodo las diferentes correas internas que tienden a agrietarse, y también nos fijaremos en el motor principal de arrastre que al deteriorarse, veremos que la reproducción de cintas no es uniforme, con acusadas subidas y bajadas en la velocidad de reproducción.
En cuanto a probar el micrófono, lo único que podemos hacer es conectarlo a la grabadora en su conector correspondiente, y realizar pruebas de voz, comprobando que nuestra voz (o sonidos) se registran perfectamente, sin acoples, zumbidos o chasquidos. La mayoría de anomalías en micrófonos, se debe a un mal conexionado del conector o a su suciedad o quizás a alguna mala soldadura. Si tuviéramos algún problema con el micrófono, lo primero que haremos (al igual que en las grabadoras, siempre fuera de garantía) será desmontar el conector y verificar que los terminales están bien soldados, con una soldadura uniforme y lo suficientemente firme para evitar que se parta el cable. Sobretodo nos fijaremos en el cable de masa, que suele ser una malla metálica y que no debe tocar a ninguna parte del micrófono. Un poco de cinta aislante en el cable de masa será suficiente para su aislamiento. Para la limpieza exterior del micrófono, utilizaremos un paño húmedo y lo pasaremos suavemente sólo por la carcasa del micrófono. Al igual que la grabadora, meteremos el micrófono en su funda de origen, o en otra diseñada por nosotros para que no reciba golpes directos y el polvo no se introduzca en él.
Bien, una vez comprobado todo, y elegido el lugar donde queremos grabar psicofonías (ver apartado DONDE GRABAR PSICOFONÍAS) procederemos a colocar los aparatos en un lugar adecuado. Para ello, evitaremos poner la grabadora y el micrófono en el suelo, ya que sería muy normal propiciarles un golpe con el pie, sobretodo si la iluminación no es adecuada. En los lugares donde se suele grabar psicofonías, existe alguna mesa, plataforma o peralta donde poner las cosas de forma segura. Colocaremos la grabadora en alguno de estos sitios y sobre alguna superficie acolchada, como un cojín o un trozo de esponja para evitar que posibles vibraciones interfieran en la grabación. Alejaremos el micrófono de la grabadora todo lo que podamos, es decir, todo lo que nos 'deje' el cable, para evitar así que el ruido de arrastre y del motor se 'cuele' en la grabación. Con el micrófono haremos lo mismo que con la grabadora, lo pondremos encima de alguna superficie acolchada. Yo utilizo una pequeña superficie de esponja, como la que se utiliza para aislar estudios de grabación. Veamos esta esponja.

Tiene la superficie justa para el micrófono, y va realmente bien, ya que además de evitar que vibraciones se 'cuelen', se reduce el riesgo de que el micrófono sufra arañazos. Si no dispusiéramos de una superficie de estas características, podemos utilizar unos pequeños trípodes especiales para micrófonos que podemos encontrar en tiendas especializadas en sonido. Ocupan realmente poco y son muy cómodos, además tienen la ventaja de que podemos hacer un ajuste azimutal (inclinación horizontal) del micrófono.

También sería aconsejable, dentro de las posibilidades, de que el cable fuera suspendido por el aire, es decir, que no tocara ni con el suelo ni con cualquier otro objeto, principalmente para que por el roce, se deteriorara el cable o se seccionara.
Dependiendo del tipo de micrófono que utilicemos, lo colocaremos de una manera u otra (más información en apartado EQUIPOS E INSTRUMENTOS). Si utilizamos un micrófono direccional, evitaremos colocarlo en lugares donde exista una proximidad con paredes, esquinas, objetos, etc., lo colocaremos en zonas abiertas, es decir, en una habitación grande, pondremos el micrófono en una de las esquinas pero apuntando al lado contrario. Por el contrario, para micrófonos omnidireccionales, podemos colocar el micrófono en cualquier parte, ya que registra el sonido proveniente de cualquier dirección, aunque siempre que podamos, lo colocaremos en el centro del lugar donde vayamos a grabar.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://fenomeno-paranormal.forocreacion.com
 
Cómo grabar psicofonías - Parte 2
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» En que parte de La Biblia dice que es pecado celebrar la Navidad????
» PARA ADOLESCENTES: ¿CÓMO LLEVARTE BIEN CON TUS PADRES? 2ª PARTE
» EL MAR SE PARTE EN DOS ,EN CHINA NUEVO FENOMENO INEXPLICABLE.!..X LO MENOS X AHORA:
» Jesús le respondió: Si no te lavo, no tienes parte conmigo
» Un científico descubre una nueva parte del cuerpo humano en el ojo

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Fenómenos Paranormales :: Otros temas paranormales :: Psicofonías-
Cambiar a: